Diputada propone que titular de la Conade acredite conocimientos y experiencia en deporte

La diputada del Partido Acción Nacional, María del Rosario Rodríguez Rubio, impulsa una iniciativa de reforma al artículo 20 de la Ley General de Cultura Física y Deporte

Por: | 20 de Agosto de 2016 | 17:57 horas

Ciudad de México (Rasainforma.com).- La diputada del Partido Acción Nacional (PAN) María del Rosario Rodríguez Rubio impulsa una iniciativa de reforma al artículo 20 de la Ley General de Cultura Física y Deporte, para quien ocupe la dirección general de la Conade acredite conocimientos y experiencia en la materia para el buen desempeño de su función, y cuente con título y cédula profesional de nivel licenciatura relativa a su área.

La secretaria de la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos dijo que el objetivo es promover la profesionalización del perfil del dirigente de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte y, con ello, impulsar una visión más clara de las necesidades de los atletas y cuerpos técnicos, y generar un vínculo estrecho con la sociedad civil que exige deportistas de excelencia.

Rodríguez Rubio señaló que la cultura física y el deporte en México han sido totalmente menospreciados y relegados. “Un reflejo claro son las complicaciones que han sufrido los deportistas nacionales, quienes han declarado su inconformidad por la falta de sensibilidad, capacidad y compromiso de las autoridades deportivas.

Refirió que México ha participado en 23 ediciones de los Juegos Olímpicos; las medallas obtenidas son 13 oros, 21 platas y 28 bronces, para un total de 62.

Destacó que en los últimos 24 años, sólo se han obtenido 4 medallas de oro y 21 medallas totales, es decir, en promedio en este periodo ha ganado 0.66 medallas de oro y 3.5 medallas totales.

Ante este panorama, Rodríguez Rubio consideró que el gobierno federal debe contemplar como prioridad la práctica de la actividad física y el deporte; esto, dijo, fundado en el derecho reconocido en la Constitución Política, en la que se determina que corresponde al Estado su promoción, fomento y estímulo conforme a las leyes que rigen la materia.