En el 70% de hogares mexicanos consumen agua de garrafón

Por otra parte, según el Módulo de Hogares y Medio Ambiente 2015, en la mayor parte de casas del país no tienen instalaciones o dispositivos para ahorrar ese recurso natural

Por: | 10 de Septiembre de 2016 | 19:00 horas

Por: Alfredo Martínez Martiñón/@martinezmartion

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Siete de cada 10 hogares mexicanos se abastecen de agua de garrafón o botella para beberla, aunque en las localidades más pequeñas apenas llega al 39.4 por ciento, pues se inclinan a otras opciones como tomarla directamente de la llave, hervirla o desde manantiales.

Asimismo, en la mayoría de hogares del país carecen de instalaciones o dispositivos para disminuir el uso de tal recurso natural. Lo que más tienen, en este caso la tercera parte del total, es un excusado con tanque de descarga ahorradora.

Pero el 17.6 por ciento cuenta con llaves monomando o mezcladoras con regulador de caudal; el 7.6 por ciento, tanques para recolectar agua de lluvia; el 6.4 por ciento, un reductor de descarga de agua en el tanque del excusado tipo casero, y apenas el 0.4 por ciento un sistema para tratamiento de aguas residuales de la vivienda.

De acuerdo al Módulo de Hogares y Medio Ambiente 2015, el 70.8 por ciento de los domicilios en territorio mexicano adquiere un garrafón o botella para tomarla, mientras en el 12.2 por ciento utilizan la llave de la red pública; en la décima parte hierven el agua o le ponen gotas de cloro antes de consumirla, y en el 4.4 por ciento recurren a los pozos, ríos o manantiales.

La situación varía según el número de habitantes. En las comunidades o ciudades con más de 2 mil 500 personas, sube a 8 de cada 10 la compra de agua purificada a empresas distribuidoras; el 10 por ciento toma directamente de la llave de su servicio; el 8.3 por ciento la hierve o le coloca gotas de cloro, y sólo el 1.6 por ciento la bebe de pozos o manantiales.

En cambio, en localidades menores a 2 mil 500 pobladores, en las zonas rurales de la República, menos de la mitad de viviendas la compra de garrafón o botella, es decir, el 39.4 por ciento. Dos de cada 10 la consume desde la llave de la red pública e igual la quinta parte la hierve o le pone gotas de cloro, aunque el 14.5 por ciento la usa desde pozos, ríos o manantiales.

Respecto a los hogares que prefieren el agua purificada, el 72.2 por ciento desconfía de su servicio público; en el 18.3 por ciento no les gusta el sabor del agua potable, y en el 6.3 por ciento carecen del vital líquido de la red oficial.

Sobre las prácticas para cuidar ese recurso, el más recurrente en México es cerrar la llave al cepillarse los dientes o cuando se enjabonan, pues así se hace “siempre” en el 67.4 por ciento de los hogares. En el 46.4 por ciento, todo el tiempo usan la lavadora o lavavajilla con carga completa; en el 34.2 por ciento, reutilizan el agua a lavar pisos, regar plantas, etcétera; en la tercera parte, dan mantenimiento a llaves e instalaciones eléctricas; y en el 26.9 por ciento, cierran la llave de paso para disminuir el flujo del agua en toda la vivienda.

De los costos económicos, a decir de la citada encuesta levantada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el 70.7 por ciento de domicilios con lectura de medidor individual se paga en promedio 175.4 pesos cada mes. En tanto, en los que compran agua embotellada, gastan 43.7 pesos semanales como cociente nacional; o sea, prácticamente lo mismo por ambos servicios, con precios al año pasado.