Video: Conoce la historia de Don Fidencio, un paletero mexicano en Chicago

Habitantes de Little Village, Chicago reunir fondos y pagan su retiro 

Por: | 12 de Septiembre de 2016 | 14:08 horas

Por: Miriam Arvizu

Estados Unidos (Rasainforma.com).- Su nombre es Fidencio Sánchez, es mexicano, tiene 90 años de edad aunque él no lo quiera, está casado con Doña Eladia y desafortunadamente hace un mes  tuvieron que “despedirse” de su hija, quien era su único sostén en Little Village, Chicago.

A pesar de que sobre sus hombros lleva unas cuantas primaveras, él sigue adelante, trabajando en lo que más le gusta, con la bendición de su esposa y su fiel compañero, un carrito de paletas desde hace 23 años. 

Apenas aparecen los primeros rayos del sol cuando Don Fidencio se dispone a salir de su hogar y “pasear” por las múltiples y transitadas calles de Little Village, con la esperanza de endulzar y refrescarle la vida a más de uno de los habitantes, algunos de ellos fieles a su antojo, e incluso en temporada de frío, el objetivo es ayudar a Don Fidencio.

Su edad no ha sido impedimento para que trabaje de sol a sol, como esposo y padre trabajador tuvo momentos buenos y otros no tanto, es tan grande su historia de vida, tan grande el cariño que le tienen los pobladores que a través de la página gofundme.com, se lanzó una campaña creada por Joel Cervantes, para reunir fondos y pagar el retiro de Don Fidencio y Doña Eladia, tras el deceso de su primogénita.

La meta era reunir tres mil dólares, pero la noticia se difundió a través de internet y por fortuna  se han recabado más de 130 mil dólares, de parte de más de 6 mil donantes, además que los vecinos del lugar se unieron para comprarles despensas y obsequiarles dinero en efectivo.

Don Fidencio y Doña Elodia, se han mostrado agradecidos y piden a Dios que bendiga a todas las personas que los han ayudado, a quienes se conmovieron de su gran historia de vida, a pesar de ello comentan que no se sienten bien al estar en casa sin hacer nada, por lo que “a como lo dejen los años” él seguirá endulzando vidas, ya no por necesidad, sólo por gusto.