“Levantón” del hijo de ‘El Chapo’, “un acto violento pero muy limpio”: chef de la La Leche

La reservación se hizo de manera ordinaria, tanto Jesús Alfredo Guzmán Salazar como el resto de los comensales arribaron como cualquier cliente 

Por: | 19 de Agosto de 2016 | 12:49 horas

Puerto Vallarta, Jalisco (Rasainforma.com/Miriam Arvizu).- El día miércoles 18 de agosto reabrió sus puertas el exclusivo restaurante La Leche, tras el “levantón” que sufrieron seis personas, el pasado lunes, entre ellos Jesús Alfredo Guzmán Salazar, uno de los hijos del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Archivaldo ‘El Chapo’ Guzmán Loera.

Luego de la reapertura, el chef mexicano, Ignacio Cadena Beraud, rindió declaraciones ante las autoridades, donde afirmó que era una noche como cualquier otra cuando sucedió el hecho, además de lamentar que el secuestro del hijo de ‘El Chapo’ se diera en su negocio.

Manifestó que no hubo agresión contra los comensales, por lo que calificó el hecho como “un acto violento pero muy limpio”, ya que pese a que fueron apuntados con armas largas, no hubo ningún ataque contra las demás personas.

“No hubo ni siquiera un balacito, ni una amenacita a nadie. ¡Qué malo que pasó en mi lugar, pero qué bueno que no paso a más o peor!”, comentó el chef, que añadió que solo quedaban unos pocos empleados en el restaurante, que corrieron de inmediato a resguardarse.

“A muy poquitos les tocó vivirlo, se portaron muy bien, no vieron nada porque se agazaparon atrás, se escondieron propiamente. No vieron nada, no conocieron a nadie más que a los que habían estado sirviendo”, expresó Cadena Beraud, esto de acuerdo con información de Milenio.

Respecto al arrobo de Guzmán Salazar al restaurante, el chef comentó que la reservación de la mesa, se hizo de manera ordinaria, como cualquier otra, pero fue enviada por un hotel y entraron como cualquier cliente, “fue una reserva ordinaria normal, como las de las 30, 40, 50, 180 gentes que tengo diario”.

Hasta el momento, de los captores y “levantados” se desconoce su paradero, de los armados se sabe que pertenecen al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), enemigo del de Sinaloa y que ha cobrado gran fuerza en los últimos años.