En Úspero no volveremos a prestarnos a la dominación de la delincuencia (Especial Parte1)

Especial / El rescate de Úspero y Cenobio Moreno (Parte 1)

Por: | 23 de Agosto de 2016 | 12:35 horas

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Antonio Aguilera).- Los habitantes de Úspero eran convocados en las escuelas de la comunidad para salir a sumarse a los bloqueos carreteros, allí los integrantes de la delincuencia decidían quienes debían subirse a los tráileres y quienes les prendían fuego. Después, cuando los delincuentes saqueaban la mercancía de los transportes, lo repartían entre los pobladores, a manera de pago por su “apoyo” a su organización.

Esta historia se repitió en muchas ocasiones, y la gente se sumaba a los bloqueos o al espionaje para proteger a los grupos delictivos, por la coerción y las amenazas. “Antes vivíamos con miedo, y la gente, ya sea por ignorancia, en algunos casos por necesidad, entonces la gente jalaba con los grupos de la delincuencia y hasta eran tapadera de sus acciones"

Cuando se registraban los bloqueos, los delincuentes quemaban los camiones y los tráileres, y luego repartían la mercancía en el pueblo, ese era su pago por el apoyo de la gente. Por ello, muchos los apoyaban, por necesidad y veían en esas acciones una oportunidad para conseguir algo, porque en Úspero no había trabajo, no había programa sociales, no había jornales para el campo, y el poco trabajo que había, los salarios eran muy bajos”, relata Tomás Jiménez Méndez, presidente del Comisariado Ejidal de Úspero.

Así fue como ellos (los delincuentes) fueron ganando el apoyo social, no de todo el pueblo, pero sí de muchos que iban a los bloqueos por necesidad”.

El actual presidente del Comité Ciudadano de Úspero, comunidad del municipio de Parácuaro, recuerda aquellos episodios del pasado reciente en su comunidad, que como pocas, vivió en carne propia los efectos del sometimiento del crimen organizado. Tras la crisis social y humanitaria que asoló la región después de la irrupción de las autodefensas y de la fragmentación de los carteles de la droga, en las comunidades ha recobrado un poco la tranquilidad, pero siguieron viviendo atados a la marginación.

cenobio-uspero6

Fue entonces, narra Jiménez Méndez, que se puso en marcha el programa “Comunidad Modelo”, un esquema que instruyó el Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, para rescatar estas comunidades, que solían ser las bases sociales para sus actividades delictivas.

Cuando llega el Gobierno del Estado a la comunidad –destaca el Comisariado Ejidal de Úspero- “ lo primero que les planteamos fue recuperar las escuelas, porque allí estaban las bases de los delincuentes, y en las escuelas dormían y era donde se reunían. Por ello, pedimos que se rescataran las escuelas”.

Destaca que al inicio, fue el natural escepticismo y la desconfianza las que recibieron a los funcionarios estatales:

Al principio todos pensamos es más de lo mismo, era necesaria una expresión de confianza por parte del Gobierno, por eso comenzaron a llegar todos los funcionarios y no llegaron con las manos vacías, sino que ya traían apoyos y programas".

Ante ello, relata Tomás Jiménez Méndez, el Gobernador decidió que el Consejo Ciudadano sesionara cada semana, donde hay mitad mujeres y mitad hombres, y les preguntaba a los ciudadanos qué acciones querían desarrollar.

Nos preguntaba qué obras ocupamos, qué se ocupa y entonces la revisión se hizo constante, siempre escuchándonos, siempre asistiendo a las reuniones semanales, revisando punto por punto los pendientes, entonces eso fue fundamental para afianzar la confianza y dejar de lado incredulidad”.

El presidente del Consejo Ciudadano destacó que después de cinco meses de trabajo, los habitantes de Úspero han ido aceptando las acciones del Gobierno estatal, porque han constatado el Gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, está cumpliendo todo lo que ha prometido y ha propuesto, y de ese modo la comunidad va haciendo su labor y trabajar en conjunto con las dependencias.

Lo que hace que la comunidad confíe es precisamente que el Gobernador del estado primero llegó y escuchó a la gente, dio cuenta de sus necesidades y sus peticiones, y después de escuchar, él empezó nos hizo un planteamiento para rescatar a la comunidad”.

Detalló que en las primeras semanas de trabajo, junto al gobernador visitamos todos los espacios, recorrimos el pueblo y allí le fuimos pidiendo obras y acciones como la planta de tratamiento de agua, nuevas aulas, la casa Ejidal, recuperar la plaza, acciones de vivienda, mejorar la casa de Salud, pozos de agua, apoyos para el campo, y muchas otras necesidades.

A escasos tres meses de trabajo, todos estamos convencido de que este modelo de trabajo comunitario es el camino, ya tenemos la confianza, ya la gente se ha sumado a los trabajos, nos vamos a capacitar con el Icatmi, ya conseguimos que nos atiendan con acciones de pisos y techos, ya comenzaron a pintarse las fachadas, la Secretaría de Salud ya está repartiendo lentes, atendiendo a la gente mayor, a las embarazadas, combatiendo el mosquito (dengue y chikungunya), la reactivación de la economía. “Ahora ya pensamos diferente”.

cenobio-uspero2

Tomás Jiménez Méndez destaca que los pobladores de Úspero piden que sea permanente la seguridad, sobre todo la presencia del Ejército, que las acciones y programas sigan, que se terminen las obras a largo plazo, que se establezcan los proyectos productivos, y mejorar las escuelas.

Destaca que si bien por el momento, la delincuencia se ha retirado y en la comunidad sus esbirros ya no están actuando, pero a la gente de la comunidad ya le queda claro que si se puede salir adelante y que “en Úspero ya no queremos prestarnos a que ellos vuelvan a dominar al pueblo”.

Audio de la nota