Mario Almada “descansará en paz” en Huatabampo, Sonora

Los restos de la leyenda del cine mexicano fueron cremados en Cuernavaca, filmó más de 400 películas en su trayectoria de 70 años 

Por: | 05 de Octubre de 2016 | 11:17 horas

Por: Miriam Arvizu

Cuernavaca, Morelos (Rasainforma.com).- Mario Almada Otero, gran icono del cine mexicano y que incluso traspasó fronteras con la actuación de emblemáticas películas como “Los desalmados”, “El tunco Maclovio”, descansará en paz en la tierra que lo vio nacer, Huatabampo, Sonora.

Pero será en el mes de noviembre cuando sus restos sean trasladados al municipio de donde era oriundo y donde el actor pasó gran tiempo de sus últimos días, así lo confirmaron sus familiares al periódico El Debate.

De igual manera, dieron a conocer que el cuerpo fue cremado en Cuernavaca, Morelos, donde falleció la noche del martes, la urna fúnebre permanecerá en casa de su hijo Marcos Almada.

Mario Almada filmó más de 400 películas con una trayectoria de 70 años en el cine nacional, e inició su carrera sustituyendo a Bruno Rey en la película “Los jinetes de la bruja” (1965), para después continuar con “Todo por nada” (1968) y “Por eso” (1970), producidas por su hermano Fernando Almada y su padre.

Al final de la década de los 60, Mario junto a su hermano ya estaban empezando como protagonistas en westerns como Emiliano Zapata. En 1969 obtuvo un papel en la película “El tunco Maclovio”, al lado de Julio Alemán. Por su actuación obtuvo el premio Diosa de Plata al Mejor Actor Co-Protagónico y en 1968 ganó como Revelación del Año                con “Todo por nada”.

El tema de la venganza justiciera prevaleció en sus papeles, sobre todo en aquellas dirigidas por Pedro Galindo como “Los desalmados” (1970); “Todo el horizonte para morir” (1970); “El pistolero del diablo” (1973); en 1981 reforzó este tema con “Cazador de asesinos” del director José Luis Urquieta, la cual está basada en el corrido de mismo nombre de los Cadetes de Linares.

En 1990 Almada coprotagonizó “La Camioneta Gris” con Los Tigres del Norte, con quienes ya había trabajado en “La Banda del Carro Rojo” (1978).

De 1997 a 2001 colaboró con el grupo musical Exterminador para prestar su voz en grabaciones y aparecer en la tapa de sus discos del género narcocorridos.