Resumen deportivo: Contrastantes despedidas

El domingo amaneció con la tristeza y el dolor de la muerte del lanzador cubano José Fernández, debida a un terrible accidente en un bote en la zona de Miami Beach

Por: | 26 de Septiembre de 2016 | 11:44 horas

Por: Manuel Aguilar Caloca

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Parecía un fin de semana en el que sólo se vivirían las emociones clásicas que se escriben sobre los campos de batalla deportivos, pero el domingo 25 de septiembre de 2016 tenía reservadas emociones tan diversas como las que van desde la tragedia hasta el adiós de una leyenda, bueno, en este caso, de dos leyendas. De tal modo, el mundo del deporte no será el mismo sin la presencia de José Fernández y Arnold Palmer, y sin las narraciones de Vin Scully.

Tragedia en Miami

El domingo amaneció con la tristeza y el dolor de la muerte del lanzador cubano José Fernández, debida a un terrible accidente en un bote en la zona de Miami Beach. Fernández, de sólo 24 años de edad, ya era una figura estelar de las Grandes Ligas y se esperaba que creciera y tuviera un futuro brillante y triunfador con los Marlins, sin embargo, se convirtió en un caso más de una vida que termina prematuramente, un joven más que se va sin despedirse y cuya fatalidad conmovió a todo el beisbol de las Ligas Mayores y del deporte profesional. En todos los parques de la MLB, se rindió un sentido homenaje a José, el hombre que salió de Cuba a través del mar para cumplir el sueño de su vida y que, también en el mar, encontró el fin de su existencia. El oriundo de Santa Clara cumplía su cuarta temporada en las Grandes Ligas, había tenido un debut fascinante, dos campañas afectadas por las lesiones, pero, en 2016, tenía la forma física y la efectividad de un as del montículo. Fue seleccionado al Juego de Estrellas, marchaba con una marca de 16-8 y una estupenda efectividad de 2.86 carreras limpias por cada nueve entradas. Aunque los Marlins se rezagaron en la carrera para avanzar a los playoffs, no había duda de que en Fernández tenían a un verdadero “caballo” para éste y muchos calendarios más… sin embargo, ya no será así. Además, había concretado el “sueño americano”, se le había concedido la nacionalidad estadounidense apenas en 2015 y , para dar un giro aún más dramático a su partida, apenas cinco días antes de su muerte había anunciado que su novia está embarazada y que su primer hijo nacería en cinco meses más. Se termina una era y, tras la conmoción, las muestras de dolor, admiración y solidaridad, “el show tiene que continuar”. Descanse en paz, José Fernández.

Adiós a la leyenda de Arnold Palmer

Sin lugar a dudas, fue considerado uno de los mejores deportistas del siglo XX y este domingo ingresó a la leyenda, a ese Olimpico, a esa inmortalidad que tenía ganada desde que fue la figura dominante del golf profesional desde finales de la década de 1950 y un personaje de impacto e inspiración hasta su retiro oficial en 2006, como una de las personalidades más admiradas y queridas. Arnold Palmer falleció a los 87 años de edad, en un hospital de Pittsburgh, donde sería operado de un problema cardiaco que había minado su salud desde hacía varios años. Palmer ganó 62 torneos de la gira profesional de la PGA y se apuntó, entre ellos, la conquista de 7 de los llamados “Majors”, es decir, los eventos que integran el Grand Slam de su deporte, incluyendo 4 del Masters o “Torneo de Maestros”.

Palmer revolucionó el golf, lo elevó a niveles de popularidad sin precedentes, sus admiradores fueron de los primeros que pudieron seguir sus hazañas a través de la televisión y se convirtió en sinónimo del triunfador, del hombre que lucha contra sí mismo sin rendirse y llegar a la cumbre para sostenerse. De cualquiera forma, Arnold Palmer ya había tenido una vida plena y había dejado un legado imborrable e inigualable en forma y fondo; se fue como lo que era: un grande entre los grandes. Caminos y etapas muy diferentes los de José Fernández y Arnold Palmer, sin embargo, ambos tenían pactada la misma fecha con el destino.

Adiós a 67 temporadas de Vin Scully

Y como fue un domingo de despedidas, la del grandioso Vin Scully tiene otro tono, por supuesto, y está dando un tono muy especial a la recta final de la temporada 2016 en el mejor beisbol del mundo. Vincent Edward “Vin” Scully, nacido el 29 de noviembre de 1927, debutó a los 22 años de edad como cronista de partidos de beisbol de las Grandes Ligas en 1950 y, desde entonces, no dejó de ser la voz de las grandes ocasiones. Cronista durante más de seis décadas de los Dodgers de Brooklyn y Los Angeles, fue igualmente relator de muchas hazañas en Series Mundiales e, incluso, llegó a narrar partidos del futbol americano de la NFL, entre ellos, el célebre Juego de Campeonato de la Conferencia Nacional de 1981, en el Candlestick Park de San Francisco, en el que los 49ers derrotaron a los Vaqueros de Dallas para avanzar a su primer Super Bowl, con aquel pase dramático e increíble de Joe Montana y la sensacional atrapada de Dwight Clark de último minuto.

Scully se hizo la figura más emblemática de los micrófonos en los Estados Unidos y se convirtió en un ícono de la cultura no sólo del deporte sino a nivel histórico. Toda una vida en la que llegó a comentar acontecimientos como la Guerra de Corea, el asesinato de John F. Kennedy, la Guerra de Vietnam, la llegada del hombre a la Luna y hasta los ataques terroristas a las Torres Gemelas del WTC de Nueva York en 2001; es decir, fue un testigo y testimonio de una considerable parte de la historia contemporánea. Scully se va por su propia voluntad, pero se le extrañará como a pocos personajes en el Rey de los Deportes.

Este domingo narró su último partido con los Dodgers como locales y se le rindió un más que emotivo homenaje y dio un sencillo pero maravilloso discurso. Se despedirá en definitiva durante la última gira de la campaña regular, el próximo fin de semana del viernes 30 de septiembre al domingo 2 de octubre, en el AT&T Park de San Francisco, contra los tradicionales rivales de la novena angelina, los Gigantes . Scully llegó a relatar los partidos de una gira de los Dodgers contra los Mets de NY, en la Ciudad de México, en el Foro Sol en 2003, donde le tocó presenciar por primera vez en su ilustre trayectoria que un equipo, en este caso  Los Angeles, conectara 30 hits. En fin, se necesitarían otros 67 años mínimos para hablar de la carrera de un hombre fenómeno y leyenda, Vin Scully.