Detiene la PGJ capitalina en Puebla a exelemento de seguridad por secuestro exprés

El joven de 21 años de edad es exmiembro de un cuerpo de seguridad en el Edomex 

Por: | 23 de Agosto de 2016 | 14:02 horas

Ciudad de México (Rasainforma.com/Miriam Arvizu).- La Procuraduría General de Justicia (PGJ), capitalina detuvo y ejerció acción penal contra Daniel “N”, de 21 años de edad, por el delito de secuestro exprés para cometer robo, en agravio de ocho empleados de una empresa comercializadora de equipo tecnológico, donde él trabajaba como personal de seguridad, por lo que quedó a disposición de un Juez Penal con sede en el Reclusorio Preventivo Oriente.

La captura del imputado, exmiembro de un cuerpo de seguridad en el Estado de México (Edomex), fue realizada por agentes investigadores adscritos a la Fiscalía Especial de Investigación para la Atención del Delito de Secuestro, Fuerza Antisecuestro (FAS), mediante un oficio de colaboración que se cumplimentó en el municipio Pablo Xochimehuacán, estado de Puebla.

Fue el pasado 7 de noviembre del 2015, cuando el hoy detenido facilitó el ingreso de sus cómplices a una empresa de equipo tecnológico, para la cual laboraba como personal de seguridad, ubicada en la delegación Azcapotzalco, donde también ayudó a privar de la libertad a ocho personas, entre miembros de seguridad de la empresa y empleados, a quienes obligaron a desactivar las alarmas y las cámaras de vigilancia.

“Mientras el inculpado sometía a las víctimas, sus cómplices robaban equipo como dispositivos USB, discos externos, teléfonos, lap tops, tabletas y pantallas de televisión, la cual fue colocada en distintos vehículos en los que huyeron. Cabe resaltar que en todo momento, los agresores amenazaron de muerte a sus víctimas y las mantuvieron atadas de pies y manos hasta el día siguiente de cometido el robo.

Labores de gabinete y campo, permitieron al agente del Ministerio Público y a la Policía de Investigación de la FAS, establecer la participación de Daniel Martínez Bello en el ilícito. Mediante el análisis tecnológico se ubicó al imputado en el lugar y fecha del evento, así como la existencia de comunicación con sus cómplices durante los hechos”, destaca la dependencia.

Es de destacar que el indiciado aceptó su participación en el ilícito y aportó elementos para dar con sus cómplices. Por este ilícito podría alcanzar una pena de 50 a 100 años de prisión por cada una de las víctimas.